(Agencias)

El movimiento de la “chola transformista” cuestiona “las estéticas” pero también la “performática (performance) y la autonomía de los cuerpos”, explica la comunidad LGTB, liderada por el artista y comunicador Andrés Mallo, conocido como “Alicia Galán” en su identidad de transformista.

En la elección de la “cholita transformista 2018” intervinieron, el sábado, ocho hombres jóvenes que entre bambalinas requirieron de más de una hora de maquillaje y vestuario para asumir la identidad de “la mujer de pollera (que) actualmente tiene una gran presencia en la sociedad boliviana”.

Se trata de “realzar la vestimenta para visibilizar la pollera”, explica a la AFP Madison Rodríguez, de 35 años, mientras se maquilla para convertirse en una indígena quechua. “Mi madre y mi abuela vestían pollera”, pero debido a la intolerancia y discriminación mudaron sus vestidos por otros occidentales, señala.

Madison resalta las normas del gobierno del presidente aymara Evo Morales, que asumió en 2006 reivindicando el poder indígena posibilitando que actualmente sea “más honroso vestir la pollera”.

En un país con una comunidad creciente de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT), el presidente Morales promulgó en mayo de 2016 una norma que permite a transexuales y transgéneros cambiar de identidad en el sistema público de registro civil, pero, según el Tribunal Constitucional, ello no les faculta a contraer matrimonio. La Iglesia católica es contraria a la norma.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí