Horacio Pacheco reconoció que el empate entre Petrolero y Nacional Senac que se gestó el sábado en Yacuiba les jugó en contra en el aspecto psicológico  al momento de encarar el partido ante un Técnica Agro al que derrotaron sobre la hora. Hoy se reúne la ATF para programar la decima fecha.

Agencia

Real Tomayapo sufrió más de la cuenta para revertir un 0-2 que recibió en un cerrar de ojos de parte de Técnica Agro y recién en la agonía del partido encontró el gol de la victoria que le permite mantenerse en la cima del torneo con 27 puntos y como el principal candidato a quedarse con el primer lugar que premia con la clasificación de la Copa Simón Bolívar.

Lo que le pone como candidato número uno al título fue el traspié que sufrió Petrolero al resignar puntos en el empate (1-1) con Nacional Senac en Yacuiba.

Este resultado perjudica al equipo chaqueño que cede terreno en la lucha por el título, ya que ahora quedan a cuatro puntos del equipo de Horacio Pacheco.

Sin embargo, antes de que Real Tomayapo ganará su partido, la diferencia sólo era de dos puntos y por lo tanto el equipo de la provincia Méndez estaba obligado a ganar a Técnica Agro. Es así que desde entrada tenían esa presión y justamente sobre este punto habló el director técnico del equipo verdolaga una vez que finalizó el partido y que por cierto el DT terminó afónico por las constantes indicaciones que daba a sus dirigidos.

Presionados por el empate en Yacuiba: “Salimos presionados al campo de juego porque cada partido es una final y por lo tanto no tenemos margen de error. Entonces se dieron las cosas de esa manera, pero al final nos dimos cuenta que podíamos ganar y lo conseguimos”.

“Se nos notó un poco presionados por los resultados que se van dando en el torneo. Pero esto hay que saberlo manejar, además hablamos con los jugadores de que estos aspectos hay que saberlo tratar porque somos conscientes que a partir de ahora cada partido será mucho más difícil”.

Se repiten los mismos errores: “En el partido con Unión Tarija nos pasó lo mismo y fue una llamada de atención para nosotros y ahora volvió a pasar. Pero además hay que tomar en cuenta que los rivales también tienen sus propios objetivos en el torneo y por eso se preparan para ganar”.

Ya no somos el equipo arrollador: “Ya no somos el equipo arrollador que fuimos al principio del campeonato. Ahora no es cuesta porque los rivales también quieren ganar. Sin embargo, esos aspectos debemos corregir para que no vuelvan a ocurrir”.

Dependen de sí mismos: “El hecho de que dependamos de sí mismos (para ganar el torneo) debemos manejarlo con cautela porque todavía no hemos ganado nada. Es por eso que en la próxima fecha con Real Tarija será otro partido decisivo donde estamos obligados a ganar y con seguridad será un encuentro difícil porque ellos vienen en levantada”.