Diversas autoridades departamentales se manifestaron ante la publicación que realizó el diario de circulación nacional, “El Deber”, en donde se divulgó el informe de la calificadora internacional Fitch Ratings, la cual dejó entrever la existencia de vulnerabilidad económica en todo el territorio nacional, detectando una caída del 44% del Impuesto Directo de Hidrocarburos (IDH) y las regalías en los últimos cuatro años.

Es así que el asambleísta departamental por el Chaco, Wilman Cardozo, tras conocmiento de esta publicación criticó duramente las políticas asumidas por el Gobierno Nacional en el sector hidrocarburífero, señalando que esto preocupa de sobremanera no solo a la población chaqueña, sino tarijeña.

“IDH y regalías cayeron en 44% en los últimos cuatro años, el estado recibía 24 mil millones de boilivianos anuales, ahora tan solo recibe 11 mil millones, y aquí se demuestra con gente experta, de que los campos petroleros en el Chaco han caído en su producción y no se avizora, por más esfuerzo que haga nuestro flamante ministro de Hidrocarburos de querer explicar, que significa todo esto, que el Chaco camina a vivir su realidad sin regalías”, expresó Cardozo.

El legislador lamentó la falta de información real en cuanto a la situación hidrocarburífera, lo cual dejó al descubierto el “fracaso de la política hidrocarburífera” en el territorio nacional, a momento también de señalar que esto se debe a la “irresponsabilidad” con la cual el Gobierno Nacional ha administrado la autonomía en todos sus niveles.

“Han engañado al Chaco, Matiné, Tanda, y Noche”, sostuvo Cardozo tras denunciar ante los medios de comunicación este informe que develó el diario cruceño, y causó revuelo en todos los departamentos productores de este recurso natural no renovable.

Justamente, en su informe, la calificadora hace notar que existe incertidumbre en este sector que ha sido el soporte del crecimiento económico del país. Los datos fríos dan cuenta de que los recursos generados por las exportaciones de gas -las regalías y el pago del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH)- pasaron de estar en Bs 24.501 millones, en 2014, a Bs 11.028 millones, para 2018. La mayoría de estos recursos van a parar a las entidades subnacionales, como gobernaciones, municipios y universidades.

Fitch revela que la producción de gas cayó un 7% en 2018 y lo ha hecho aún más bruscamente en 2019 hasta ahora (-22% hasta mayo), lo cual alarma a más de uno que tiene conocimiento en el tema y sobre todo a las autoridades que representan a los departamentos productores.

Quien no quedó indiferente ante esta situación, fue el secretario de Hidrocarburos de la Gobernación, Freddy Castrillo, quien días atrás ya se había manifestado respecto al tema, donde se refirió al supuesto contrato que firmó el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, con su par de la república del Perú para la exportación de gas a este país, situación a la cual consideró como un “espejismo”, y “velo”, demostrando que solo se trataría de un memorándum de entendimiento, la cual se constata en tan solo “una expresión de interés y buena voluntad”.

Castrillo arremetió duramente el hecho de que el ministro Sánchez, haya afirmado la pasada semana que Bolivia comenzará a implementar las primeras instalaciones de Gas Natural Licuado (GNL) en territorio peruano en menos de un mes, a partir de los acuerdos suscritos en el gabinete binacional de Ilo.

“Esto realmente parece la Isla de la Fantasía, más aún cuando están en época de campaña”, sostuvo de manera crítica Castrillo, a tiempo de manifestar que se pretende tan solo “hacer creer” a la población que con estas acciones se estaría dando solución al déficit de exportación que mantiene el Gobierno Nacional, tanto con Argentina, como con el Brasil.

La autoridad señaló que una de las últimas situaciones que se viene sopesando es el hecho de que hayan disminuido los volúmenes de exportación de gas al Brasil, lo cual le debería preocupar al nivel central de gobierno; es decir de los 12 millones de pies cúbicos de gas por día que se exportaba al Brasil, disminuyó en 4 mgpd.

Para finalizar, Castrillo sostuvo que este tipo de anuncios solo es una “distracción” para colocar “una cortina de humo” a la problemática que viene afrontando la producción hidrocarburífera en el territorio nacional, esto en alusión a las constantes declaraciones, como acciones que asume el Ministerio de Hidrocarburos, que con este informe quedó al descubierto el incierto futuro hidrocarburífero boliviano.